IKEA-ización de la cocina (II de II)

En la primera parte escribí sobre la evolución del restaurante tradicional al formato grupo empresarial y eficiente tipo Ikea. En esta segunda parte explico su éxito. Hablo en primera persona del plural ya que me incluyo como consumidor en estos sitios.¿Porque tienen éxito los anteriormente mencionados grupos de restauración? Consecuentemente porque aceptamos su oferta, nos satisface comer alli. ¿Pero porque?

Algo ha cambiado en los últimos 20 años. Nuestros sueldos han disminuido, nuestro tiempo también. Asi mismo tenemos mas ofertas para todo, cupones de descuentos, ofertas y recontraofertas. Tenemos más posibilidades que pugnan por acariciar nuestros bolsillos. Y en esta euforia maniaca de “Todos queremos mas”. El buen empresario “Nos dará más”.
Queremos comer a la carta pero tenemos menos dinero. Solución: Una carta mas asequible. Ya no hay pescados a 16€ ración. Hay otros pescados menos nobles a 10´75€. Tampoco tenemos la posibilidad de comparar con el de 16€ ya que la elaboración es moderna y nunca vista. De otro país, por ejemplo. Ninguna pega, pero la realidad es que roto el vinculo con nuestros recuerdos gastronómicos perdemos esa referencia sobre el “buen pescado”, y por lo tanto nuestra capacidad de valorarla. Para valorar hay que comparar, necesitamos recuerdos.
También estos grupos nos ofrecen estímulos de calidad: Paramentos perfectos, climatizacion, acristalados, plantas, sillas de sky, decoración retro, piezas nostálgicas, maderas descubiertas y colores estudiados. Todo esto en cuanto lo referente al local. Esta inversión en mobiliario-local compensa la elaboración culinaria foranea de turno. Ya estas estimulado y reconozcamoslo. Muy poca gente sabe realmente comer. O se le ha olvidado.
Sus mesas tienen madera desnuda con tapetitos elegantes, todo un logro de costes, ecologia y sensaciones. También ha bajado el precio de la cristaleria Y vajilla. De hecho, beber hoy en dia vino en vaso tiene delito. Al no ser que estés en la taberna de turno o se halla buscado ese detalle nostálgico para estimularte.
Otro punto de vista es el bombardeo constante por los medios e instituciones. Esto es básicamente porque la hosteleria mueve mucho dinero, tanto en su actividad principal como en empresas secundarias. (Proveedores, maquinaria, publicidad… Etc.) Estar en los medios y  bendecido por administraciones ayuda a que nos guste.
Esto es una cena con contenido de verdad. 😉

Esto es una cena con contenido de verdad. 😉

Luego un último detalle. Mas reflexivo y que me recuerda a la decadencia de la roma imperial. (Quizás exagere) La gula, el buscar placer comiendo, esa importancia… ¿Desmesurada? hacia la comida. La comida suple en cierta forma la inseguridad y la compañía. Nos alivia. Quizás la comida nos acompañe en esta época de inseguridad constante donde nuestras relaciones sean cada vez mas superficiales y mercantilistas. Una tortilla de patata con un vino de año es cojonuda entre buenos amigos, aunque sea de pie. Esa amistad esta tan llena de contenido que la comida es un mero vehiculo para juntarnos. Pero si estas con gente que realmente no te interesa mucho, ni tienes grandes vinculos… Mejor pido un “Tataki de atún, rebozado en arena de naranja, sobre pincelada de miso rojo” Asi me entero lo que es, y de paso, me distraigo en mi onanismo gastronómico. Otra forma de enfocarlo es que comer nos satisface, llena, son caricias a uno mismo por medio del acto de comer. Herencia del hombre primitivo cuando hace miles de años, sí era una satisfacción real. En definitiva:  Son caricias de chef.
No todo este perdido, quizás. Ya que esa corriente, genera formas de hacer negocio innovadoras y creativas. Negocios mas pequeños con platos de 10€ pero cocinados diferente y bien. En Madrid se abren locales que merecen la pena con empresarios que realmente se lo curran, y que como nosotros… Amamos la cocina. Lo citado es, simplemente, una cronica de adaptacion del restaurante a nuestros tiempos.  Brindemos por ellos, por los buenos amigos y por el tataki  mentado tambien, que los tataki son muy buena gente.
Un gastronómico saludo.