La Experiencia Local.

Muy buenas,

Tras estar 10 dias en Estambul en busqueda de una experiencia local, en cierta manera me doy por satisfecho. Estas vacaciones, me han derivado a las siguientes reflexiones personales que, de alguna manera, se pudieran aplicar en los hoteles.

 

Nuestro objetivo. El de siempre:

Experiencia, diferenciación y satisfacción del cliente.

 

Para mi experiencia local, he tenido que obligarme a estar en la cuerda floja por lo menos durante 6 días. Concretando esta incertidumbre:

Como he buscado la experiencia local:

  • Saliendo de los circuitos locales, salir a los arrabales de la ciudad.
  • Pasando desapercibido, comprando y comiendo donde comen los locales. (Me deje barba y no llevaba la cámara colgando.)
  • Hablando en un inglés tosco con gente de allí.

Estar en la cuerda floja te hace sentir vivo, pero no tiene por qué ser cómodo.

Emocionante no es sinónimo de comodo, puede ser incluso antónimo.

 

Pero no solo eso, aproveche una agencia cercana para ir más allá, para sacarle más jugo a una cultura diferente y funcionó. Fueron 6 dias emocionantes y llenos de experiencia. En realidad fui 10 dias pero entre que llegas y das la primera vuelta a la manzana del hotel hasta que te situas… Aproveche 6 de 10 dias.

Esa primera vuelta a la manzana al hotel cuando llegas es de los mejores momentos. No dejéis de hacerlo. La primera vuelta a la manzana es un momento muy emocionante.

La agencia local fue un aliciente, pero, reconozco, fui yo quien tuve que crear mi experiencia local. Hablando hasta con San Pedro y relacionándome con gente no verificada, desconocidos.

Soy local Bilbaino luego… ¿Que entiendo de una experiencia local en Bilbao?  

En primer lugar es obvio que no todos los Bilbainos vivimos en el casco viejo.

  • No todos vamos a txokos ó sociedades gastronómicas entre semana.
  • No comemos chuletón todos los días.
  • Tampoco nos da por visitar el Guggenheim si no hay una exposición que interese..

Vivir como un local implica vivir con alegría pero no ociosamente: Levantarse temprano, trabajar, algo de autoformación, comer lentejas …  Ver alguna serie. Y desde luego…  No todas las cañas que te tomas con los amigos son “La fiesta de mi vida”. Ni lo pretendo, ¡Menudo stress!

Francamente. “Vivir como un local”,  no me parece un plan emocionante para unas vacaciones, y ahí esta el quid de este post.

El público, dependiendo de cada uno, puede que busque una experiencia emocionante, una experiencia vivencial. Ahora bien, sin el desgaste que supone el estar por cuenta propia en la cuerda floja.

Estar en la cuerda floja implica perder, entrar en el lugar inadecuado, buscarte problemas.

Me permiten la analogía de “El espíritu Red Bull.” Todo el mundo lo quiere, pero nadie pretende saltar desde un precipicio con una mountain bike. Quieren la esencia, el espíritu del refresco, concretado en una lata. Quizás el cliente quiera, garantías, emoción y comodidad.

¿Saltar desde la mountain bike al precipicio es cómodo? Yo diría que no.

Siguiendo con la reflexión, las agencias de viajes llevan formando los mismos paquetes cerrados desde los años 70 (o antes). Pero… ¿Y si se concretaran los grupos de alguna manera?  Actualmente ya se hace por solteros, edades o intereses.

¿Y si el hotel tomara los roles de agencia?

En mi opinión, cabe la posibilidad que el hotel tuviera un lobby adecuado, que organizara quedadas entre sus huéspedes y que recomendara los sitios verificados.

El hotel está tomando roles de agencia. ¿Y una agencia dentro del hotel? ¿Es necesario un guía o solo un meeting point para reunir a la gente?

Una incursión local, con uno de estos grupos definidos por criterios es más dada a crear experiencias positivas en la estancia. Además, los huéspedes de por sí ya situarían sus determinados roles en el grupo. Un “laisser faire” en toda regla.

Descubrir en grupo, siempre es más seguro que ir solo. El ser humano lo sabe desde sus inicios, cuando nos juntabamos en tribus.

 

Y ya finalizando: Disparar preguntas en este blog y tener ideas sin presupuestar es facil pero… humildemente no conozco respuestas a las siguientes preguntas:

¿Funcionaría? ¿Cuanto costaría? ¿Estaría el cliente dispuesto a pagar la diferencia respecto a un hotel normal? ¿Acabará haciéndolo Booking? ¿Se pudiera apoyar en Apps como CouchSurfing? ¿Los problemas de la interactuación humana implicarían al hotel?

Actualmente los metabuscadores como Rumbo, OTAs ya te destacan actividades en la ciudad. Lo único que puede diferenciar el hotel es que, de momento agrupa a los clientes y los tiene en cardex. Ese cliente ya está verificado, (Check-in = pasaporte+ info.) y en la misma situación que el resto del grupo.

Digamos que un hotel puede realizar las presentaciones y gestionarlas en su lobby.

¿Sabeis de algún hotel que lo ponga en práctica…? Quizás el Hyatt Centric de Madrid. ¿El madrileño compra habitualmente en el mercado de San Miguel?

Y la pregunta más importante: ¿Funcionaría?

Quizás. Quizás…  Quizás.

Un hotelero saludo.

@manodehotel

 

 

 

 

 

Renueva y/o Muere.

Es obvio, y en ocasiones interesante, la cantidad de blogs que aportan ideas para hacer crecer tu negocio.  Subrayo el tono positivista y buenista de las ideas. De los cazadores de tendencias, novedades, colorines.

Genial, pero… Percibo que, en gran parte de esos blogs, nunca se llega al bochornoso  momento de hablar de dinero. Seguir leyendo “Renueva y/o Muere.”

Los precios DESORBITADOS en hoteles.

Los hoteles suben los precios: “Precios desproporcionados, desorbitados, irresponsables…”  Ustedes y servidor, somos gente de bien. Por lo tanto, estoy casi seguro de que me entenderán. Seguir leyendo “Los precios DESORBITADOS en hoteles.”